Las ventanas son piezas clave a tener en cuenta en nuestra reforma integral. Una ventana tiene una vida media de 50 años, no es como cambiar el color de una pared. Van a estar contigo durante gran parte de tu vida.

Si vas a renovar el aspecto de tu vivienda y tienes ventanas de madera, es prácticamente un delito no sustituirlas. Las viejas ventanas de madera han quedado muy atrás con respecto a las modernas de aluminio o PVC, en cuanto a seguridad, aislamiento, sistemas de apertura, estética y oxidación.

¿Elegir ventanas de aluminio o PVC?

Esta pregunta no tiene una respuesta simple ya que hay muchísimos factores que influyen en la mejor elección.

Una ventana debe proporcionarte, sea del tipo que sea, nada menos que: una buena entrada de luz, ventilación, aislamiento térmico y acústico, seguridad y firmeza, fácil limpieza y ahorro energético. Lo resumiremos en dos palabras “mayor confort”.

Adquirir este confort supone vencer diferentes obstáculos en cada caso, para poder valorar tus necesidades tendrás que plantearte preguntas como ¿Qué hueco tengo para la ventana? ¿Mi vivienda está situada en un lugar de clima extremo (frío o calor)? ¿Tengo problemas de ruidos? ¿Qué estética prefiero?

Ahora que ya tienes claras tus preferencias y/o necesidades te vamos a hablar sobre las ventajas e inconvenientes que tiene un material sobre el otro.

¿Qué ventajas ofrece el aluminio?

  • Ideal para grandes superficies: el aluminio es un material ligero y resistente. Su naturaleza hace del aluminio el material idóneo para soportar vidrios de mayor peso/medida.
  • Adaptable a diferentes tamaños: sus finos perfiles permiten realizar correderas de cualquier tamaño.
  • Diseño minimalista: la presencia del vidrio ocupa casi todo el campo de visión, sus perfiles ligeros y brillantes pasan prácticamente inadvertidos.
  • Es una buena ventana o puerta para climas templados.
  • Mejor luz: sus finos perfiles posibilitan mayor entrada de luz.

¿Qué ventajas ofrece el PVC?

El PVC es un material menos conocido en nuestras latitudes, sin embargo es muy utilizado en el norte de Europa. Veamos qué ventajas ofrece:

  • Mayor aislamiento térmico: sin duda es el punto fuerte del PVC. Nuestras ventanas son habitualmente un puente térmico en el hogar, utilizando materiales no conductores térmicos (como el PVC) minimizaremos el contraste frío/calor y mantendremos la temperatura en el interior de nuestros hogares.
  • De estética variada: el PVC se fabrica en múltiples colores y texturas por lo que nos va a dar mucho juego en este sentido. Existen texturas que imitan muy bien el aspecto de la madera.
  • Ecológico: el PVC es un material reciclable, en su fabricación se consumen muy pocos recursos.
  • Aguanta mejor el salitre: en contacto con la sal no sufre apenas deterioro, esto lo hace un material ideal para viviendas a primera línea de mar.
  • Ofrece mejores resultados con los sistemas de apertura oscilobatientes y practicables.

Como ves ambos materiales tienes sus ventajas, solo queda decidir cuál de ellos va a ayudarte a resolver tus necesidades.

Otros puntos a tener en cuenta son: el vidrio, persianas y mosquiteras. Te hablaremos sobre ello en un próximo artículo de nuestro blog.

Deja que te ayudemos a decidir

En Montaplac somos expertos profesionales y tenemos más de 20 años de experiencia en la reforma integral de la vivienda. Nos encantará asesorarte para juntos encontrar la mejor solución en tu caso.

Si vas a dar el paso infórmate sobre nuestra oferta de sustitución de aluminio y PVC y sobre el plan renove de tu comunidad autónoma

Ponte en mano de los mejores profesionales, Montaplac.

Contacta con nosotros.