Hay que estar muy atento para poder diagnosticar los escapes de agua, ya que muchas veces no es posible detectarlos por encontrarse ocultos en el plenum (espacio de aire que hay entre el techo del forjado y el falso techo de Pladur) y no contar con trampillas para acceder al interior del techo.

Otra forma de reconocer si hay un escape es la aparición de hongo o moho en forma de manchas en el techo.

Lo normal para solventar este tipo de problemas es hacer la reparación de la gotera o de la pérdida de agua agujereando el falso techo de Pladur y analizando la zona afectada. Es en este momento cuando aprovecharemos para inspeccionar el interior del falso techo.

La causa del desperfecto más normal es una gotera en la cubierta del edificio que hay sobre el falso techo, cayendo todo el agua de la fuga sobre las placas de yeso.

Cómo reparar el techo de Pladur

La medida correctora para solucionar estos problemas pasa por desmontar las planchas de Pladur, revisar la estructura metálica de sustentación y reforzarla en el supuesto de que sea necesario, volver a colocar placas nuevas de Pladur y rematar el trabajo con un tratamiento de juntas (emplastecido de las juntas de unión entre placas con cinta de papel y pasta de juntas). De esta manera conservaremos la parta sana del falso techo y cambiaremos la parte afectada.

Una buena solución para hacer revisiones o inspecciones periódicas en el interior de los falsos techos es colocar trampillas de acceso, también conocidas como trampillas de registro. Colocando un registro en el techo que pasará prácticamente desapercibido y con un solo clic podremos abrir el techo y acceder a su interior.

Recuerde que también puede usar techos de PVC en lugar de yeso o Pladur, les indicamos algunos ejemplos.