A la hora de elegir un alicatado siempre surgen muchas preguntas: qué color, tamaño, combinación, con alicatado o sin alicatado, hasta qué altura…

Como norma general, nuestro consejo es alicatar en las zonas húmedas como:

  • ducha o bañera
  • lavamanos
  • inodoro o bidet
  • fregadero y placa de cocción en la cocina
  • lavadero

Con esto evitaremos salpicaduras, tendremos resistencia a la humedad y, cómo no, facilidad de limpieza. No es necesario alicatar toda la pared, podemos alicatar solo por zonas o hasta media altura y hacer combinaciones decorativas con pintura o papel especial resistente al agua.

El alicatado puede ser de diferentes formas y colores en función de la estancia de la vivienda

Qué tamaño y color de alicatado elegir

Para estancias pequeñas es mejor elegir tonos claros, incluso blancos, y baldosas grandes. Si queremos que parezca que tenemos más espacio del que hay en realidad podemos elegir alicatados con brillo que dan un efecto de espejo, con lo que ganaremos más luz. En estancias pequeñas, si el alicatado es blanco es mejor tapar las juntas con sellador blanco para conseguir una superficie lisa.

Si no estamos muy seguros de la tonalidad que queremos, mejor no arriesgar y decantarnos por colores claros, ya que color claro nunca falla y no os cansaréis de él. Para darle algo de vida o color siempre podemos decorar nuestra estancia con accesorios o toallas.

En el caso de que la estancia tenga suficiente espacio, podemos jugar con diferentes combinaciones de colores y tamaños de alicatado.

Desde nuestra experiencia en todo tipo de reformas integrales en Barcelona, el equipo de profesionales de Montaplac te puede resolver cualquier duda y asesorarte en todo lo que necesites. ¡Llámanos, estaremos encantados de atenderte!